logotipo

Notas para una Historia del Colegio Loyola

Por Alejandro Martínez Sánchez, escolapio y antiguo alumno del Colegio.

San José de Calasanz

A petición de algunas personas, para que no queden en el olvido, he querido poner por escrito algunos datos de la historia del COLEGIO LOYOLA.

No pretendo escribir una historia, lo dejo para otro más cualificado, sino señalar solamente hitos importantes de la presencia de los escolapios en Oviedo. Un colegio que, desde sus inicios, se basó en la presencia de un numeroso grupo de laicos que, en íntima unión con los escolapios, consolidaron un proyecto educativo en Oviedo y lo siguen llevando adelante en la actualidad.

A todas estas personas, escolapios y laicos, quiero dedicar este trabajo, como homenaje al empeño mostrado por seguir las huellas de Calasanz en esta tierra asturiana.

Fachada del Colegio

En octubre de 1946 los escolapios adquieren un Colegio, pequeño entonces, pero muy famoso en Asturias a un sacerdote llamado D. Francisco González Bardón.

Este Colegio fue fundado sobre 1920 en la calle General Elorza, pasando a ubicarse después en la calle independencia y definitivamente, pasada la contienda civil, en el actual emplazamiento de la Ciudad Naranco. Se llamaba COLEGIO LOYOLA.

Plano topográfico

Los terrenos, de 16.000 metros cuadrados estaban situados entre las actuales calles Fernández de Oviedo, Menéndez y Pelayo y el campo abierto.

Tenía construido un edificio en forma de "L" en la confluencia de las calles citadas.

Estaba entonces al frente de la Provincia Escolapia de Castilla el P. Juan Pérez de Sanmiguel.

Antigua capilla

Para comenzar esta nueva obra designa a cuatro religiosos: P. Germán López de Juana como rector, P. Fernando Gallego como director espiritual y los PP. Felicísimo del Mazo y Atilano Gómez. El P. Germán tendrá que ausentarse pronto por enfermedad y le sustituiría en el cargo el P. Aurelio Isla.

El trabajo escolar era realizado fundamentalmente por el grupo de excelentes profesores ya existentes, siendo Director Técnico D. Félix Prendes.

Este curso asistían al Colegio 317 alumnos, de los que 105 eran internos. Es difícil imaginar cómo podían desenvolverse todos estos alumnos (internos y comunidad incluidos) en tan poco espacio construido.

Pero las ilusiones no faltan y ya desde el primer momento comienzan a planificar mejoras. Se instala en precario una capilla provisional. Las crónicas constatan que no podían celebrarse con la solemnidad requerida las fiestas de la Santísima Virgen, ya que se carecía de los ornamentos necesarios. Este mismo año el Colegio de San Antón regala un juego completo de vestiduras litúrgicas, cáliz y custodia.

Visión idializada original

Se encarga a Olot una imagen de San José de Calasanz idéntica a la de Peralta, de 1'80 metros de altura, que al curso siguiente ocupará el altar mayor de la nueva capilla, que estuvo en uso hasta la inauguración de la Iglesia en 1962. Hoy está pendiente de restauración para colocarla en la portería.

Este mismo curso se comienza la construcción de un anejo al edificio en cuya planta baja se sitúa la nueva capilla que sustituirá a la provisional. Esta obra se inaugura al comienzo del curso 1947-48.

Proyecto original del colegio

Pero no se conforman con esto. Se sueña con un megacolegio, se hacen planos y maquetas que se irán cambiando continuamente hasta la definitiva ampliación comenzada el año 1959.

El curso 1947-48 aumenta el número de religiosos a seis y ya puede constituirse canónicamente la Comunidad Escolapia de Oviedo. Los alumnos son este año 359.

Durante el curso 1948-49 se compra a D. Julián Rodríguez unos terrenos adyacentes denominados "El Castañar" (unos 27.000 metros cuadrados)

El Loyolín en Altamira (La Lila)

Como el Colegio estaba bastante alejado de la ciudad y las calles del barrio eran intransitables, además de no disponer de locales suficientes, se ubica la Enseñanza Primaria en un chalet de la calle Altamira (hoy La Lila) y se le llama "LOYOLÍN".

Este año ya asistían a él 120 alumnos. Y en todo el colegio eran 470. Se aprueba así mismo construir una granja en la ladera de los terrenos del Colegio al lado del vertedorio para surtir de productos frescos y baratos al internado. Ésta estuvo funcionando hasta bien entrados los sesenta.

El Loyolín en Fray Ceferino

Como el chalet del Loyolín se quedaba pequeño, al comenzar el curso 1949-50, éste se traslada a la calle Fray Ceferino 22, al lugar que ocupa hoy el edificio de servicios parroquiales de San Juan el Real. Allí permanecerá hasta la definitiva ampliación del Colegio en el año 1961. Ya forman la comunidad 11 religiosos.

El curso 1955-56 comienza el rectorado del P. Marciano López, principal impulsor de la ampliación del Colegio. Excepcionalmente permaneció en este cargo nueve años, para que pudiera rematar las obras iniciadas. Había 435 alumnos, de los que 78 eran internos. Éstos van aumentando paulatinamente: 619 en 1956-57, 772 en el curso 1958-59.

El 18 de junio de 1957 se aprueba la ampliación del Colegio. Las obras de ampliación comienzan el 4 de septiembre de 1959.

Con el curso 1961-62 se inaugura parte de la nueva ampliación, lo que permite prescindir de los locales de la calle Fray Ceferino y se integra el Loyolín en el edificio madre. Había ya 839 alumnos. Se aprueba comprar terrenos del vertedorio al lado de la Iglesia en construcción.

Foto de la finca del colegio

Se sigue trabajando en la Iglesia y se colocan las magníficas imágenes de mosaico del artista valenciano Vicente Rodilla. El sagrario es obra del mismo autor.

El 11 de octubre del año 1962, coincidiendo con el inicio del Concilio Vaticano II, el P. Marciano bendice solemnemente la Iglesia. Pocos días después, el día 30, fallece el primer escolapio en la Comunidad de Oviedo, el P. Marcelino Rodríguez.

Este curso hay 923 alumnos, de los cuales 326 son internos.

Mosaico de San José de Calasanz

En enero de 1963 se inaugura la planta de portería y oficinas.

En el curso 1964-65 es nombrado rector el P. Pedro Ruiz. Los alumnos siguen aumentando y llegan ya a 1134. Los miembros de la comunidad son 18, número que con ligeras variaciones se mantendrá durante varios cursos.

En 1967 es nombrado rector el P. José Luis Palazuelo.

El 24 de marzo de 1968, en el Seminario de Oviedo, es ordenado sacerdote el primer escolapio alumno del Colegio, el P. Alejandro Martínez; al día siguiente, fiesta de la Anunciación del Señor celebra su Primera Misa en la casa natal de Laviana debido a la grave enfermedad de su padre.

El día 9 de abril de 1972 la Iglesia del Colegio comienza a funcionar provisionalmente como sede de la nueva parroquia de la Merced, regida por un religioso Oblato, hasta su posterior traslado a otros locales del barrio.

La capilla actualmente

El año 1972 es nombrado rector el P. Manuel Delgado Montoto. Los alumnos alcanzan una de las cotas más altas, 1438, de los que 182 son internos. Durante este tiempo se compran nuevos terrenos en la falda opuesta del vertedorio de unos 20.000 metros cuadrados.

En 1975 llega como rector el P. Manuel González Fidalgo.

En 1976 el rector es el P. Antonio Martínez Sainz. En años sucesivos se canaliza el vertedorio y se va rellenando todo él, dejando una gran explanada, inconcebible para los que conocieron los grandes desniveles existentes.

Al finalizar el curso 1977-78 se cierra el internado, quedando reducida la actividad únicamente a los alumnos externos.

El polideportivo

Durante los cursos siguientes los alumnos se estabilizan en torno a los 1450.

En 1979 es nombrado rector el P. Isidro García Varona y director el P. Leonardo Ordás.

Al comienzo del curso 1982-83 se jubilan los dos últimos veteranos profesores que permanecían en el Colegio desde antes de la llegada de los escolapios: D. Gaspar Fernández Quintana y D. Primo Álvarez García.

En 1984 se construye el aparcamiento.

Esquina del colegio hoy

En 1985 es nombrado rector el P. Eduardo Martínez Abad y director el P. Alejandro Martínez Sánchez. Por primera vez se admiten niñas en párvulos, para ir implantando progresivamente la coeducación. En este curso se instala la primera aula de informática del Colegio.

En junio de 1986 es nombrado rector el P. Daniel Varona.

En septiembre del mismo año se inaugura la nueva capilla de alumnos, ubicada en el mismo lugar que había ocupado la primitiva, trasladando la biblioteca que estaba allí a la última planta. La capilla tiene dos bellas imágenes de la Virgen de las Escuelas Pías y de san José de Calasanz del P. Jesús Ruiz. Igualmente, adaptando dos de los antiguos comedores del internado se hace un nuevo salón de actos, con acceso directo desde la calle.

El 7 de junio de 1987 fue uno de los más dramáticos de la historia del COLEGIO LOYOLA. En una salida de montaña al mirador de Ordiales de la Agrupación Deportiva desapareció el alumno del Colegio Germán Quintana de 13 años. Los días sucesivos se buscó intensamente sin obtener resultado positivo. El hecho se vio agravado por el accidente ocurrido el día 17 al estrellarse un helicóptero con personas del equipo de búsqueda en los lagos de Covadonga, pereciendo los siete ocupantes del mismo. En el día de hoy no ha aparecido ninguna pista de Germán.

La Iglesia como parroquia

El año 1988 es nombrado rector el P. Aniano López. Este mismo curso se admiten las primeras chicas en COU, y el curso siguiente también en primero de BUP.

El verano de 1990 se comienza la construcción del polideportivo donde estaba situado el cine. Se inaugura en junio de 1991. El verano de este año se remodela la fachada de la parte antigua y se coloca en la esquina de las calles Fernández de Oviedo y Menéndez Pelayo una gran estatua en bronce de San José de Calasanz del P. Jesús Ruiz.

En 1991 es nombrado rector y director el P. Emeterio Moral. En 1993 es nombrado rector el P. Bernardo Alonso Tudanca. En 1995 comienza como director el P. José Antonio Simón Quintana. En 1997 vuelve como director el P. Emeterio Moral. En 1999 es nombrado director el P. Ramiro Nava.

En el año 2000, por una decisión arbitraria de la Consejería de Educación, se suprime un aula de primero de Primaria, para seguir otra en los cursos sucesivos y dejar toda la Primaria en dos unidades en cada curso. Se recurre ante los tribunales y en el 2004 dan la razón al Colegio, por lo que, año a año, se van recuperando las unidades perdidas.

La rampa de acceso principal

Estos años comienza la urbanización de los terrenos rellenados del vertedorio y aledaños. Son en total unos 500.000 metros cuadrados. Del Colegio se incluyen en esta urbanización unos 20.000 metros cuadrados, quedando para uso propio 42.481 metros cuadrados. Hoy esta urbanización, con la mayoría de los edificios construidos, en nada hace sospechar los abruptos terrenos sobre los que está edificada.

El año 2003 es nombrado rector y director el P. Enrique Rodríguez Varas. El año 2007 es nombrado rector el P. Policarpo Sedano y director D. Enrique Alba Peláez, antiguo alumno.

El día 30 de septiembre de 2007 los escolapios se hacen cargo de la parroquia de la Merced, siendo nombrado párroco el P. Policarpo. Durante un año se siguen utilizando los antiguos locales de la parroquia, mientras se adecenta y reforma la Iglesia para ser la sede parroquial. Para facilitar el acceso a la misma se instala un ascensor. Se traspasan los servicios parroquiales a la misma el día 11 de octubre de 2008, a los 46 años de su inauguración.

A finales de 2007 se construye una rampa de acceso en la puerta principal.

Certificado Eduqatia

© 2000-2017 Colegio Loyola - Todos los derechos reservados

XHTML 1.0 validado CSS Validado Icono de conformidad con el nivel A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI